Los “Super-Spreaders” y Cómo Identificarlos en tu Trabajo

A pesar de que cada vez más personas en todo el país están retomando sus actividades diarias, esto no significa que los contagios por coronavirus han terminado. Científicos alrededor del mundo trabajan en el desarrollo de una vacuna para esta enfermedad. Como sabemos, el COVID-19 es una nueva enfermedad, lo que significa que científicos y expertos en salud pública aún siguen aprendiendo sobre la gravedad que causa dicha enfermedad, cómo se propaga y alentando a las personas a que continúen acatando las recomendaciones de salud. 

 

¿Qué es un “super-spreader”?


De acuerdo con Business Insider, un estudio reciente realizado por un grupo de epidemiólogos en Hong Kong encontró que solo el 20% de los casos fue responsable de haber infectado 80% de todas las transmisiones de coronavirus. Además, encontraron que el 70% de los casos examinados no transmitieron el virus a nadie más.


Lo anterior sugiere que muchas personas pueden ser infectadas por una fuente de transmisión común. Estos individuos que tienen más probabilidad de infectar a otros son llamados “super-spreaders” o “super-propagadores”. Mientras que esto no es un término estrictamente usado por la comunidad científica, esta característica ha estado presente en lugares de super-propagación alrededor del mundo debido a la pandemia de coronavirus.


De hecho, de acuerdo con la OMS los “super-spreaders pueden ser incidentes de transmisión en donde un gran número de personas pueden ser infectadas por una fuente en común”. Además, Reuters menciona que los “super-spreaders” pueden ser tanto personas como lugares.


Sin embargo, no es culpa de la persona infectada. Ciertas personas pueden liberar el virus en mayores cantidades, mientras que otras pueden propagar el virus solo por el hecho de mantenerse en contacto cercano con muchas personas debido a la naturaleza de su trabajo o por sus actividades diarias.


Por ejemplo, en Marzo pasado el CDC reportó casos de personas infectadas en una iglesia en Arkansas. El pastor y su esposa, quienes asistieron a eventos de la iglesia unos días antes de que desarrollaran síntomas de coronavirus, fueron quienes transmitieron la enfermadad. Al menos 32 de los 92 asistentes contrajeron el virus. Desafortunadamente, 3 personas perdieron la vida después del contacto.


Aunque ellos no tenían idea de que habían contagiado a 35 personas, parece ser que hay ciertas actividades que incrementan la posibilidad de que el virus se propague más. 

 

¿Qué lugares pueden considerarse de alto riesgo para convertirse en un “super-spreader”?


Las condiciones del ambiente, el tiempo que una persona permanece en un lugar y la etapa en la que la enfermedad se encuentre en una persona, son algunos factores que pueden convertir un espacio en un lugar con un mayor nivel de riesgo de transmisión. Algunos lugares potencialmente infecciosos son hospitales y centros médicos, cruceros (como los casos del Diamond Princess y Ruby Princess), oficinas, plantas manufactureras, gimnasios, iglesias, entre otros. 


Los super-spreaders se pueden encontrar en plantas y otros lugares de trabajo, en especial si se llevan a cabo actividades en espacios reducidos, en donde las personas tengan que estar en contacto cercano por largos periodos de tiempo. La mejor medida para prevenir eventos de super-propagación en el trabajo es identificando los casos de COVID-19, así como a cualquier persona que estuvo en contacto con ellos lo más pronto posible.


De hecho, un reporte elaborado por McKinsey & Company revela que una combinación de Testing, Contact Tracing and Targeted Quarantine es la manera más efectiva de controlar brotes de contagio a un costo económicamente bajo. El rastreo de contactos o contact tracing, permite que los empleadores se enfoquen solo en los trabajadores con mayor riesgo de exposición al virus y pedirles que se mantengan en aislamiento. 

Source: McKinsey & Company COVID-19 Facts and Insights 2020


Con el Smart Badge for Contact Tracing & Emergency Alerts de Kwema, sus empleados siguen un sistema de puntos de control, donde continuamente se rastrean las entradas y salidas que realizan en lugares como cafeterías, salas de conferencias, pasillos y entradas principales. 


Cuando alguien ha sido diagnosticado con COVID-19, al utilizar la GDPR Guidelines de Kwema le permite hacer tres actividades clave:


  1. Rastrear en DÓNDE estuvo el empleado
  2. Identificar con QUIÉN pudo haber tenido contacto. 
  3. Clasificar a los empleados en 3 GRUPOS DE RIESGO y tomar acciones para prevenir la propagación del virus.   


Kwema es experto en rápida adopción de tecnología.


Contáctenos para brindarle una evaluación gratuita en cómo sus empleados pueden adoptar nuevas medidas de seguridad para COVID-19 enviando un correo electrónico a: covid19@kwema.co

qué es un super spreader

que son los super spreaders

 

 

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published