Nuevas reglas para COVID-19 en el lugar de trabajo

Como hemos comentado en blogs anteriores, muchas empresas se han enfrentado a diferentes desafíos para reiniciar sus actividades, principalmente en la planificación de nuevos protocolos de seguridad para el lugar de trabajo y en el manejo de las preocupaciones y percepciones de los empleados sobre el riesgo de contraer COVID-19 mientras están en el trabajo. Puede ser una tarea difícil si estos ajustes no se implementan correctamente desde el principio y representan un alto riesgo para la seguridad de los empleados.


Por ejemplo, hace dos semanas MIOSHA informó sobre un grupo de empresas que no estaban tomando las medidas de seguridad adecuadas para proteger a los empleados. Las inspecciones encontraron una variedad de deficiencias, incluida la falta de exámenes de salud, máscaras faciales, capacitación de los empleados para identificar peligros potenciales, procedimientos de limpieza, así como la ausencia de un plan de preparación y respuesta COVID-19. Bajo la cláusula de “deber general” de MIOSHA, las empresas recibieron multas iniciales de entre $ 2,100 y $ 7,000 USD.


Pero a la luz de las actualizaciones recientes asociadas con la seguridad en el lugar de trabajo específicamente para COVID-19, parece que la orientación y las recomendaciones para garantizar un regreso seguro al trabajo pueden convertirse en requisitos legales para los empleadores.


Recientemente, Virginia fue el primer estado en publicar reglas temporales específicamente para proteger a los empleados del COVID-19. Esta nueva ley requiere que los empleadores brinden protección a sus empleados en función del riesgo de exposición al virus de acuerdo con la naturaleza del trabajo. Sin embargo, los empleadores deben cumplir con un conjunto de normas de seguridad independientemente de esta clasificación.


Además de proporcionar el PPE (Equipo de Protección Personal) adecuado y colocar controles administrativos y de ingeniería, los empleadores deben educar a los empleados sobre el reconocimiento de los peligros del coronavirus y los síntomas de infección, desarrollar e implementar políticas y procedimientos para que los empleados informen los síntomas del COVID-19 y para regresar al trabajo, entre otras normas.


No hay duda de que este puede ser el primer paso para proteger legalmente a los empleados de la amenaza de COVID-19. Otro estado que está considerando implementar reglas temporales para abordar la propagación del coronavirus en los lugares de trabajo es Oregon. Los requisitos del lugar de trabajo incluirían realizar evaluaciones de riesgo de exposición a COVID-19, desarrollar e implementar planes de infección, garantizar el distanciamiento social, protocolos de limpieza obligatorios y mucho más.


Según EHS Today, hay otros 27 estados que operan sus propios programas de salud y seguridad ocupacional bajo una subvención de OSHA. Esto significa que estos estados podrían considerar crear sus propias reglas con respecto a la protección COVID-19 en el lugar de trabajo.


Ya sea que otros estados sigan el camino de Virginia para implementar regulaciones para COVID-19 en todos los lugares de trabajo, alentamos a todos los empleadores a mantener un entorno laboral seguro mediante la implementación de esfuerzos para proteger a los empleados, clientes y visitantes de la propagación de COVID-19.


En la era actual, Kwema ayuda a prevenir posibles brotes de COVID-19 en los lugares de trabajo con la función de seguimiento de contactos. Si alguien recibe un diagnóstico positivo de COVID-19, nuestra tecnología le permite rastrear dónde estaba el empleado, identificar con quién pudo haber entrado en contacto y clasificar a todos los empleados en 3 grupos de riesgo y tomar medidas para prevenir la propagación.

Mire cómo Kwema está transformando la seguridad en el trabajo

 


Imagen de David Mark en Pixabay

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published